Archivo de febrero de 2007

Venta la tortilla: el mejor cocido fuera de Madrid

28 de febrero, 2007

Carretera de Burgohondo km 9 Ávila. Tel: 920.22.99.64. Mapa.

Cuando el otro día fui a Ávila pensé en acudir a la típica ciudad patrimonio de la humanidad, con todas las características que esto conlleva, esto es, un centro histórico muy limpio, calles peatonales y restaurantes con una gastronomía muy cuidada, para que así nuestro bolsillo se quede en el establecimiento.

Eso era lo que creía hasta que al preguntar por la comida me comentaron que habían reservado un cocido en este establecimiento. El sitio en cuestión está a las afueras de la ciudad y no tiene pinta de ser un restaurante al uso, más bien una casa de comidas. Cuando entras el ambiente es de bar de pueblo y la gente se suele concentrar al principio en la barra.

CERVEZA

Tengo una máxima de no pedir nunca cañas o dobles fuera de Madrid, pues la cultura cervecera es casi genuina e inexportable de la capital, es por ello por lo que me centré en el botellín, era de San Miguel y como tal ni bien, ni mal sino todo lo contrario. En cuanto al vino, el de la casa es bastante apañado, pero eso si para combinarlo con gaseosa. En resumen, en este capítulo cumplen sin más.

GASTRONOMÍA

Tienen los productos típicos abulenses como el chuletón, el cochifrito y las patatas revolconas. No obstante su estrella principal es el cocido. Así hay que reservar dos veces, una la mesa para ir a comer y luego el número de raciones que se van a consumir.

COCIDO POR FASES

Todavía no conozco a dos personas que consuman el cocido de la misma manera y, evidentemente, en este caso que eramos ocho, pues tampoco. Al principio comienzan trayendo un perolo de barro bien colmado de sopa con su capita de grasa, humeante y muy caliente, que bien viene para los días de frío, además si te quedas con hambre se puede repetir. Una vez que se ha abierto fuego vienen los garbanzos, también los traen en un perolo, bien saturado, combinado con patatas.

En otra fuente traen las berzas típicas para combinar. En este punto comenzaron las ‘disensiones’ a mi personalmente me gusta combinarlo todo y echar un chorro de aceite, un amigo mio prefiere ponerle cebolla cruda, pués bien, se pide, te lo traen amablemente y se acaba la polémica.

En este punto pasamos a las palabras mayores; el show de la carne. Una fuente colmada hasta los topes de morcillo, morcilla, chorizo y luego…el tocino, si este manjar tan agradable que aguanta 5 minutos en la boca y en el sabor y toda la vida en las ‘carnes’. No obstante, vale la pena el sacrificio.

El sabor de todo el compendio en general es tan bueno que no pasa nada por tener gula, incluso creo que es normal.

LOS POSTRES

Son caseros, no obstante la especialidad es el arroz con leche y las natillas, impresionantes, vale la pena poner la bandera con uno de ellos. No obstante yo pasé una fase más y me tomé un licor de hierbas artesano que también estaba muy rico

PRECIO

Bastante asequible, tocamos a unos 20 euros por barba, un gran precio teniendo en cuenta todo lo que habíamos consumido

TRATO

Bastante bueno, se interesan por ti y como son conocedores de la idiosincrasia del plato que preparan dan facilidades para que cada cual lo consuma de una manera o de otra

CONSEJO

Como siempre que hablamos de un sitio con calidad, os recomendamos que reservéis con tiempo y, sobre todo, avisad si vais a tomar cocido madrileño.

Comer con cerveza

26 de febrero, 2007

cervezasHay una cierta tendencia popular a considerar la cerveza una bebida «menor» y pensar que el vino es lo adecuado para acompañar cualquier comida, grave error. Esta idea seguramente venga de la gran tradición vinícola de España y esa cultura no la tenemos alrededor de la cerveza, por eso aquí sólo conocemos la «caña normal» y aunque variando de una marca a otra, en el fondo es muy semejante, y nos perdemos las cervezasmúltiples variedades que sí hay por Europa. Ese tema de «las de importación» es caso aparte y sólo se encuentran en locales especializados, vamos a comentar algunas buenas combinaciones de la bebida clásica de los bares.

La cerveza es el complemento ideal a los platos y productos con sabores agridulces, avinagrados, muy especiados o con mostaza, así como con los ahumados y marinados, también se llevan bien con los productos grasos y con sabores amargos.

gambasAsí combinará perfectamente con todo tipo de conservas, especialmente escabeches, como atún, ventresca (también por su punto graso), berberechos, langostillos, o con los preparados en vinagre como los salpicones y sobre todo los boquerones en vinagre. Aquí sería más complicado encontrar un vino, siempre difícil de mezclar con vinagres, que hiciera la misma función. Excelente también su combinación en mariscos, especialmente gambas, cigalas, ostras o nécoras, por ejemplo, aunque hay que reconocer que aquí un buen vino blanco tampoco desmerece. Y como no, se pueden tomar acompañando cualquier preparación de fritos, tanto de pescados como de verduras o carnes.

Tampoco vendrá mal al comer verduras y ensaladas, especialmente bien con los preparados con tomate por su punto ácido y muy adecuadas para acompañar espárragos o alcachofas que son difíciles de encajar con otras bebidas, como es también el caso de las ensaladas de aliños ácidos de vinagre o limón.

Sólo un par de lagunas, que particularmente no he resuelto bien, el acompañamiento de los quesos, algo que da mucho que hablar, y donde para mi la cerveza no es buena compañía, habría que buscar el tipo justo para cada quedo. Es curioso como en las cervecerías típicas te ponen unos picos de pan para acompañar la tapa de manchego generalmente y es mejor utilizarlos antes y después de comer la porción de queso para separar los sabores, quizás una manía, pero compartida con muchos buenos cerveceros. Y otro punto personal y discutible, no me entra excesivamente bien con el jamón serrano, a pesar de su punto graso, sólo si es un canapé que lleve tomate me cuadra, sino tengo la sensación de perder parte del gusto del jamón.

Resulta especialmente refrescante al tomar picantes y platos muy condimentados, como los de la cocina mexicana, o con los que llevan ajo o pimentón, tan abundantes en nuestra gastronomía. En estos casos es una buena opción porque encontrar un vino se puede hacer difícil al quedar un poco tapado por las especias lo que no permite disfrutarlo plenamente.

sushiEn otro tipo de cocinas, como la japonesa, también hace una combinación ideal, por ejemplo con sushi, o sashimi, no imagino tomarlos con otra cosa, la mezcla del pescado crudo, la salsa de soja y el fuerte wasabi no es algo fácil de encajar con una bebida y el contrapunto de la cerveza es sencillamente perfecto.

En mi opinión mención aparte merece la comida alemana, como no podía ser de otra manera todos los platos combinan perfectamente con nuestra bebida favorita y ahí sí que convendría explorar nuevos sabores y variedades, aprovechando que muchos de los locales combinan comida y bebida alemana como éste del que hablábamos hace unos días. Gran parte del éxito está en los sabores ácidos de sus ensaladas con arenque ,pepinillos o cebolletas o del clásico chucrut de acompañamiento, pero también resulta ideal para tomar unas salchichas con patatas. En este caso para completar la ambientación podemos recurrir a las típicas jarras de enorme tamaño que nos evocan a la Oktoberfest.

Para profundizar en este tema recomiendo una excelente y completa guía titulada «Los maridajes de la cerveza y la gastronomía» (pdf) publicada en cerveceros, página de los productores de cerveza, actualmente en obras, desde la que hacen una interesante labor de promoción y difusión de sus productos, y que conviene seguir a los que somos aficionados.

El Ñeru: el asturiano más castizo

10 de febrero, 2007

Bordadores, 5. Mapa.

En el centro de Madrid se puede disfrutar en el Madrid de los Austrias, de los Borbones, pasear por la Calle Mayor y realizar un sin fin de actividades. No obstante la mejor manera de finalizar una jornada así es tomando unas cañas por la zona más emblemática de la capital. Además en ese paseo hay un lugar donde se pueden reponer fuerzas y, sobre todo, degustar platos típicos asturianos regados con buena cerveza.

CERVEZA

Es Mahou, y aunque no es su fuerte, la tiran más o menos dentro de los cánones de la buena cerveza, con espuma, dejando reposar mínimamente los tiempos y sobre todo fría.

Además, como buen asturiano que se precie, también tienen botellas de sidra con sus vasos típicos, para poder escanciarla, eso sí, los que sepan porque yo no soy experto.

En cuanto a los vinos, no puedo hacer una valoración porque cuando he ido no los he testado

GASTRONOMÍA

Siempre que se pide una consumición te dan a escoger entre una rebanada con queso de cabrales a la sidra que está buenísima, un plato con chorizo asturiano, que también merece una mención especial o un pincho de tortillas de patatas. Aunque este último no esté mal yo recomiendo los anteriores.

En el capítulo de raciones, son de alta calidad, buenísimas y sobre todo, en relación calidad-precio, bastante ajustadas. Tienen restaurante, con muy buena fama, pero a este capítulo no he llegado aunque prometo hacerlo y valorar esta circunstancia. Podéis ver la opinión al respecto de los amigos de «la cuchara«.

TRATO

Normal, con cada caña o consumición te ponen una tapa y si dejas una propina tocan un cencerro de vaca.

CONSEJO

Si venís durante el fin de semana hacedlo con tiempo porque se suele llenar y poner hasta arriba.

Cervecería El Santo

8 de febrero, 2007

C/ Fernando el Santo 4. Mapa. 913194226.

El bar que me ocupa hoy es de reciente apertura y está situado cerca de Alonso Martínez, uno de los socios de este bar es un antiguo camarero de El Doble que me ha servido innumerable litros de cerveza a lo largo de meses y meses. Ayer pasé cerca de la zona donde ha abierto su propia cervecería y como cualquier hora es buena para tomar una buena cerveza pasé a tomarme un doble (que al final fueron tres, cuando uno tiene vicio…) y comprobé que no había perdido tino al tirar cañas o en mi caso dobles. Para los amantes del vino dispone de una carta justa para agradar a todos los paladares.

santo

La cervecería está recién reformada y todo está nuevo, muy limpio y cuidado, tiene una decoración taurina sin llegar a ser cargante como pueden ser los bares «engaña-guiris» del centro y cuenta con una barra donde la estrella es, como no, el grifo de cerveza Mahou y con unos taburetes con mesas altas y unas mesas normales para poder sentarse a tomar unas raciones. Dispone de una amplia carta de tostas en pan de hogaza cuya longitud puede ser tranquilamente de media barra de pan normal, es decir, una señora tosta, el precio va acorde con la calidad y tamaño de la tosta, una tosta que me llamó la atención fue la de Torta del Casar.

También tienen como buena cervecería de raciones una gran variedad de las mismas, cabe destacar los huevos rotos con jamón ibérico recién cortado y las patatas con un «mojo» casero para chuparse los dedos, una ventaja que te ofrece es que te puedes tomar media ración en vez de una entera lo cual te permite probar varias de una tacada. También dan desayunos variados ya que está situado en una zona donde hay varias oficinas aunque de este aspecto no os puedo decir nada porque no trabajo por la zona y porque soy más nocturno que diurno…

Sólo me queda deciros que si os decidís a pasar por allí lo podéis hacer cualquier día excepto los domingos que cierra por descanso y desear a Pedro suerte en su nueva aventura cervecera, me volverás a ver por allí.

Nuevo Riaño: recuperando el sabor de un clásico

7 de febrero, 2007

C/ Andrés Mellado 71. Mapa.

Si en Madrid preguntamos a todos los grandes aficionados a la cerveza, con el dedo de una mano y me sobrarían 5, serían los que dirían que no conocieron y no consumieron, al menos una vez, una cerveza en este local.

Por motivos empresariales e inmobiliarios, este ‘templo de la cerveza’ fue cerrado a cal y canto. No obstante, casi enfrente, algunos trabajadores del antiguo Riaño decidieron continuar con ‘tan reconocida aventura’ y fundaron, como no podía ser de otra manera el ‘Nuevo Riaño’. La cervecería en su decoración no guarda mucha relación con su antecesora. No obstante tienen un ‘pequeño museo’ de jarras de cerveza clásicas y algún que otro objeto más, así como fotografías del Riaño original en hora punta.

CERVEZA

Ni un pero, es Mahou, bien tirada, con su dedo de espuma que no permite escapar el gas, en resumen, como mandan los cánones y un poco más fría que el resto de bares, tanto de la zona como de su competencia directa, esto es Doble, Fide, El Limón, la Cerveceria de Corps…

Además, cuentan con una bodega bastante aceptable, por lo que los amantes del buen vino también pueden gozar en este establecimiento.

TAPAS

En cada ronda de cervezas, tanto Tina, un encanto, como sus compañeras pondrán siempre al cliente un aperitivo, como aliciente, este siempre cambia. Te puedes encontrar en la primera caña unos cangrejos de río, como las típicas banderillas con la anchoa o unos rollitos de salmón y queso buenísimo.

Si entramos en el capítulo ‘raciones’ son todas de buena calidad, quizás no tienen la variedad de marisco que el Doble o el Fide, pero lo compensan con un embutido de alta calidad o unas tostas bastante grandes y muy bien elaboradas.

TRATO

Bastante bueno, el cliente notará que nunca sobra y que siempre hay una sonrisa sólo comparable a la buena cerveza que se va a tomar.

Taberna de la Dolores

5 de febrero, 2007

Plaza de Jesús 4. Mapa.

Este establecimiento es uno de los clásicos de Madrid, tanto por su ubicación como por su tradición. La zona es de las más frecuentadas para salir, con muchos bares y cerca de Huertas para poder continuar la noche. En cuanto al local está decorado con motivos de cervezas: carteles, anuncios, y sobre todo jarras, bonito, en plan antiguo y acogedor. El ambiente es bueno, quizás un tanto turístico también porque muchos de los clientes somos «de paso».

La estrella para mi es la cerveza, Mahou a pesar de que no se vea en los grifos, excelentemente tirada, y a los precios habituales en las cervecerías conocidas. Como curiosidad los vasos de doble están grabados con el nombre del local y de cristal fino, esto se agradece, en definitiva todo un placer tomarse unos cervezones. El vino (tinto) también era bastante bueno según los que lo tomaron (eso sí, era Ribera).

De aperitivo no ponen nada, así como suena, ni unas aceitunas, esto tiene fácil arreglo porque se puede pedir lo que quieras, eso sí pagando pero por un euro hay el típico pepinillo con anchoa, esto hay a quien le molesta y positivo no es, pero es así y es mejor saberlo de antemano. A mi me compensa por la cerveza, pero ese es un duro debate entre los «tapeadores».

Para comer tenemos raciones, no hay cocina, así que destacan las típicas de conservas, buena calidad y precios altos como de costumbre. Son destacables las tostas y pequeños montados, hay una amplia variedad a unos 2,5€, perfectas con las cervezas, buena la de salmón, muy bueno el roquefort y el montado de chipirón con anchoas es de lo que más me gusta, en general muy buena calidad en todo. El hecho de ver las tostas ya hechas en el expositor facilita el elegir y al ser frías no las afecta para nada.

En cuanto al trato profesional, bueno como debe corresponder a sitios tan conocidos. En general está bastante lleno, sobre todo en fin de semana, a veces puede ser difícil encontrar un sitio, al fondo hay unas pocas mesas siempre llenas.

En definitiva un muy buen sitio para tomar cervezas y picar algo, seguramente no para cenar del todo, e imprescindible conocerlo por su fama. Además está en una zona con muchas posibilidades que ya iremos detallando.