Archivos de autor luis

La bodeguilla de Basilio.

29 de noviembre, 2006

Cuenca. C/ del Agua nº 3 (c/ Fray Luis de León 3). Mapa.

‘No sólo de cervezas bebe el hombre’

Esta bodega de Cuenca siempre nos ha llamado la atención por una circunstancia, sus tapas, entrar en la bodeguilla de basilio va mas allá de la cerveza, que por otro lado no es ninguna maravilla. Cuando uno decide ir a este establecimiento se adentra a un bar en el que lo que más impera es el vino, de hecho, el que suelen poner si no se especifica ninguno es un denominación de origen La Mancha, para los no entendidos en esto de los caldos, este no está mal. No obstante tienen una bodega amplísima y a gusto de todos los paladares, y precios. En cuanto al líquido de la cebada, como decíamos antes, es Águila y tirada con mucho desinterés, no la dejan reposar y casi no la meten presión, a esto hay que sumarle la ausencia de botellines, por lo que no vale mucho la pena tirar por la rubia.

LA GASTRONOMÍA

Sumada al vino, aquí está otra de las patas sólidas de este local. En la bodeguilla de Basilio se cena o se come con 3 vinos, o para los que tengan valor, con 3 cervezas. Sino se pide una mesa, que subirá mucho la cuenta, lo único que hay que hacer es pedir una ronda de bebidas y mantener una corta espera. En la primera tacada, si es invierno, nos sacarán unos pequeños vasos de barro con caldo bien caliente que a más de uno le dará la vida. Posteriormente llegará una fuente bien colmada con ensalada, patatas fritas con un toquecito grasiento y agradable de aceite y jamón serrano que ha sido sometido al mismo ‘oro de Andalucía’ que las papas.

Si nos animamos con la segunda ronda, el plato es más o menos igual, eso si, el jamón desaparece y vienen unos chipirones a la plancha que están tremendamente buenos. A partir de aquí comienza a causar baja alguno, para el resto de ‘expedicionarios’ llega uno de los platos fuertes, los pimientos del piquillo con bacalao, se presentan en un plato bastante grande y siempre acompañados por ensalada, patatas levemente fritas y trozos de pan mojados con aceite de oliva.

«El misterio de la 5ª tapa»

Si alguno se atreve, llegan las semifinales. La filosofía de la tapa cambia radicalmente y entra en juego uno de los grandes manjares del local, las chuletillas de cordero a la brasa, se hacen in situ, con un toque excepcional, la leña de carrasca, que las dota de un sabor insuperable. En este punto quedarán muy pocos, pero eso si, los valientes habrán disfrutado de una fiesta gastronómica y vitivinícola, que no cervecera, digna de los mejores paladares.

No obstante, si todavía queda alguno, como nos pasó a nosotros, que quieren conocer el ‘más allá’ y descubrir el misterio de la 5ª tapa, que lo hagan, porque nosotros hasta aquí, y parafraseando un concurso de la tele, podemos leer. Disfrutadlo y, sobre todo, id con hora porque siempre se llena.