Nuevo Riaño: recuperando el sabor de un clásico

C/ Andrés Mellado 71. Mapa.

Si en Madrid preguntamos a todos los grandes aficionados a la cerveza, con el dedo de una mano y me sobrarían 5, serían los que dirían que no conocieron y no consumieron, al menos una vez, una cerveza en este local.

Por motivos empresariales e inmobiliarios, este ‘templo de la cerveza’ fue cerrado a cal y canto. No obstante, casi enfrente, algunos trabajadores del antiguo Riaño decidieron continuar con ‘tan reconocida aventura’ y fundaron, como no podía ser de otra manera el ‘Nuevo Riaño’. La cervecería en su decoración no guarda mucha relación con su antecesora. No obstante tienen un ‘pequeño museo’ de jarras de cerveza clásicas y algún que otro objeto más, así como fotografías del Riaño original en hora punta.

CERVEZA

Ni un pero, es Mahou, bien tirada, con su dedo de espuma que no permite escapar el gas, en resumen, como mandan los cánones y un poco más fría que el resto de bares, tanto de la zona como de su competencia directa, esto es Doble, Fide, El Limón, la Cerveceria de Corps…

Además, cuentan con una bodega bastante aceptable, por lo que los amantes del buen vino también pueden gozar en este establecimiento.

TAPAS

En cada ronda de cervezas, tanto Tina, un encanto, como sus compañeras pondrán siempre al cliente un aperitivo, como aliciente, este siempre cambia. Te puedes encontrar en la primera caña unos cangrejos de río, como las típicas banderillas con la anchoa o unos rollitos de salmón y queso buenísimo.

Si entramos en el capítulo ‘raciones’ son todas de buena calidad, quizás no tienen la variedad de marisco que el Doble o el Fide, pero lo compensan con un embutido de alta calidad o unas tostas bastante grandes y muy bien elaboradas.

TRATO

Bastante bueno, el cliente notará que nunca sobra y que siempre hay una sonrisa sólo comparable a la buena cerveza que se va a tomar.

Tags:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Los comentarios en esta página no están moderados, aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados. Los autores no se responsabilizan de los comentarios, ni tampoco tienen que compartirlos. Estas indicaciones se hacen por el bien de los usuarios y administradores para mantener el espíritu de diversión y compartición de opiniones con que se creó el blog.
Comentarios

La cerveza es muy buena y siempre acompañada de una picatina, aunque el vino por lo que me han comentado quienes lo beben, no es tan bueno y en algunos casos le falla la temperatura a la que es servido, el trato y la atención es excelente, ya querrían muchos locales tener a las cmareras que tienen aquí.

Este local se merece un 10 en cuanto a cervezas,cierto es que está inmejorablemente tirada,paso muy amenudo por allí y me gusta tanto el ambiente como la comida y la bebida.Este verano cuando apriete más el calorcito será uno de mis lugares más frecuentados para echar ese traguito espumoso y fresquito.

Muy mala atención en todo. No lo recomiendo por nada del mundo. No te atienden, cuando lo hacen, es de mala gana y con malas caras.

La comida regular tirando a mala, la cerveza no sabe a nada (para ser una cerveceria me parece increible).

No perdais el tiempo en ir a este sitio. Antes hablaban bien de el, pero ahora da pena.

Escribe un comentario