Riaño; nadar y nadar…

C/Cea Bermúdez esquina Andrés Mellado. Mapa

Un sitio histórico con olor a cerveza, sabor a tapa, gusto a clásico y sobre todo con un tacto hacia el cliente inmejorable se merecía recuperar su esencia y ese es el camino que está intentando iniciar Riaño, no obstante, por ahora le queda muchísimo trecho por recorrer.

El establecimiento en cuestión no tiene nada que ver con el antiguo. Tras la faraónica obra que le han realizado, le han cambiado la cara después de muchos años y ahora es más luminoso, circunstancia que a algunos les gustará más y a los clásicos y amantes del Riaño de toda la vida pués no nos atrae tanto.

La bebida

Como no podía ser de otra manera, la cerveza es Mahou y bastante bien tirada, no obstante, no llega al nivel de la que se servía en la pasada edición de Riaño. Valga como anécdota que tienen el mismo grifo que Angel utiliza en el Cangrejero, aunque con resultados, todavía, bastante diferentes. Además, los precios están bastante elevados, el doble cuesta 2,80 €uros.

En cuanto al vino, tienen una carta amplia destacando el Ribera como vino que normalmente ponen a los amantes de los caldos.

Comida

Con cada ronda ponen la típica tapa. Al principio, como suele ser habitual, la banderilla de boquerón con aceituna y pepinillo. Posteriormente la van variando hasta un punto en el cual vuelven al principio ya que la variedad en este aspecto es algo limitada.
No así el apartado de raciones ya que la CALIDAD tiene letras mayúsculas con productos como el jamón 5 Jotas y otros como un lomo espectacular

Resumen

Todavía les queda mucho camino por recorrer. No obstante, ya es bastante positivo que el barrio de Chamberí vuelva a reencontrarse con una cervecería que hace años fue bandera del ocio madrileño.

Tags:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Los comentarios en esta página no están moderados, aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados. Los autores no se responsabilizan de los comentarios, ni tampoco tienen que compartirlos. Estas indicaciones se hacen por el bien de los usuarios y administradores para mantener el espíritu de diversión y compartición de opiniones con que se creó el blog.
Comentarios

Un clásico cuya reapertura ha generado tanta expectación entre los cerveceros y cervezones como decepción después de aproximadamente un mes. Un local remozado pero que ha quedado frío (se echa en falta la espectacular colección de jarras de antaño) y la cerveza deja un poco que desear. No empezó mal pero a mi en los últimos días me ha decepcionado, algún doble bastante regular. En cuanto a las tapas les falta variedad y rapidez poniéndolas, y en general un poco caro.

Difícil lo van a tener, a pesar de su historia, con la fuerte competencia de alrededor.

Totalmente de acuerdo contigo, están intentando tirar de la fama adquirida años atrás pero creo que eso les va a durar muy poco.

Pues a mí me pasa lo mismo. No encuentro el local tan cálido como antes, faltan las jarras, la colección de cervezas con anillas y sin ellas y un nosequé más. Tampoco las cañas saben como antes. El antiguo Riaño tenía tanto éxito que era un mal sitio para quedar porque nos daba la sensación de que´veces que abría cuando quería.
Espero que se pongan las pilas y vayan mejorando.

Escribe un comentario