Taberna de la Dolores

Plaza de Jesús 4. Mapa.

Este establecimiento es uno de los clásicos de Madrid, tanto por su ubicación como por su tradición. La zona es de las más frecuentadas para salir, con muchos bares y cerca de Huertas para poder continuar la noche. En cuanto al local está decorado con motivos de cervezas: carteles, anuncios, y sobre todo jarras, bonito, en plan antiguo y acogedor. El ambiente es bueno, quizás un tanto turístico también porque muchos de los clientes somos “de paso”.

La estrella para mi es la cerveza, Mahou a pesar de que no se vea en los grifos, excelentemente tirada, y a los precios habituales en las cervecerías conocidas. Como curiosidad los vasos de doble están grabados con el nombre del local y de cristal fino, esto se agradece, en definitiva todo un placer tomarse unos cervezones. El vino (tinto) también era bastante bueno según los que lo tomaron (eso sí, era Ribera).

De aperitivo no ponen nada, así como suena, ni unas aceitunas, esto tiene fácil arreglo porque se puede pedir lo que quieras, eso sí pagando pero por un euro hay el típico pepinillo con anchoa, esto hay a quien le molesta y positivo no es, pero es así y es mejor saberlo de antemano. A mi me compensa por la cerveza, pero ese es un duro debate entre los “tapeadores”.

Para comer tenemos raciones, no hay cocina, así que destacan las típicas de conservas, buena calidad y precios altos como de costumbre. Son destacables las tostas y pequeños montados, hay una amplia variedad a unos 2,5€, perfectas con las cervezas, buena la de salmón, muy bueno el roquefort y el montado de chipirón con anchoas es de lo que más me gusta, en general muy buena calidad en todo. El hecho de ver las tostas ya hechas en el expositor facilita el elegir y al ser frías no las afecta para nada.

En cuanto al trato profesional, bueno como debe corresponder a sitios tan conocidos. En general está bastante lleno, sobre todo en fin de semana, a veces puede ser difícil encontrar un sitio, al fondo hay unas pocas mesas siempre llenas.

En definitiva un muy buen sitio para tomar cervezas y picar algo, seguramente no para cenar del todo, e imprescindible conocerlo por su fama. Además está en una zona con muchas posibilidades que ya iremos detallando.

Tags:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Los comentarios en esta página no están moderados, aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados. Los autores no se responsabilizan de los comentarios, ni tampoco tienen que compartirlos. Estas indicaciones se hacen por el bien de los usuarios y administradores para mantener el espíritu de diversión y compartición de opiniones con que se creó el blog.
Comentarios

Está bastante bien para tomar las primeras cervezas. Luego lo mejor es cambiar porque la zona invita a ello. No obstante, es de paso obligado a todos los grandes ‘MAHOUISTAS’ que poblamos el país

La cerveza excelente, aunque echo de menos aunque sea una patata frita acompañando esa cerveza tan bien tirada

es la mejor cerveza que he tomado jamas. con su temperatura y su presion perfectas. recomendable.

Un servicio vergonzoso.

Después de un paseo por el Botánico, un amigo me recomienda que nos acerquemos a tomar unas cañas a este local. De entrada, yo visto unos zapatos Camper, unos pantalones “chinos”, una camisa y un bolso de piel. Cuando pedimos las cañas el camarero parece mirar a través de nosotros y no vernos (mi amigo lleva el pelo largo, y un aspecto más de montañero). El sitio está lleno, pero de repente comienza a vaciarse. Al fondo, sobre un suelo un pelín más elevado quedan algunas mesas libres. Procedemos a tomar asiento en una de ellas cuando un camarero malencarado llega medio apartándonos para limpiarla; mientras, nos indica que ahora trae la carta de las raciones, pues para sentarse es necesario pedir algo de comer. Nos levantamos y optamos por aposentar nuestros traseros en unos taburetes que en ese momento se liberan de sus ocupantes. Desde el momento en el que abandonamos la mesa, tanto la que dejamos vacía cómo las restantes se van llenando: de personas con el pelo engominado, otros con pinta de extranjeros adinerados, abundancia de camisas Ralph Lauren, señoras cargadas de alhajas de oro recién salidas de la pelu… Ninguna de estas personas hace el más mínimo atisbo de pedir una ración o una tapa. El camarero por su parte no dice ni mu; y no sólo no dice nada sino que este sujeto premia a algunos de ellos acompañando a las cañas con un plato de patatas tipo Matutano, tapa que en nuestro caso se ahorró el establecimiento. Al final pagamos y nos vamos con el mayor de los desdenes por parte de los camareros a la hora de cobrarnos. Las únicas preguntas que me surjen son: si todos pagamos lo mismo ¿Por qué esa diferencia de trato? La verdad es que una vez sentados íbamos a tomarnos unas cuantas rondas ¿Un camarero con experiencia no debería valorar nuestra intención de pasar un rato más largo en el local? Absolutamente deshonesto y humillante. Primera y última.

no esta mal. en madrid hay varias igual.
la mejor que yo conzco esta en la calle cartagena “LAS CAÑAS” cañas estupendas y dobles de alucinar, visita recomendable.

[…] La Dolores: otro clásico, superviviente de calidad en una zona donde a veces es complicado encontrar buena cerveza. […]

Posiblemente el PEOR servicio de Madrid.
Los camareros dan pena, parecen chulos de barrio.
Las dos ultimas veces además nos intentaron cobrar de mas.

Cerveceria Cervantes le da MIL vueltas y está al lado.
Que pena de servicio.

[…] En el Madrid antiguo, la cerveza mejor y mejor tirada la encontraris en la Taberna de La Dolores, en la calle que hace esquina con el Hotel Palace y donde se encuentra la Iglesia de Medinaceli con su famoso Cristo, que sale en las procesiones de Semana Santa. La Dolores es una taberna con unas pulguitas de lomo, y de mejillones, extraordinarias. Las tapas son buenas, pero la cerveza es nica, con ese gas finito….. Como entra!. Una delicia, en serio. Os pongo un enlace que la describe, es toda una insitucin en Madrid. Taberna de la Dolores | cervezones […]

parece que el comentario anterior en de uno de los camareros..

Bueno,se ve que es un lugar popular y se puede ir pero dejando las pretensiones de lado y disfrutar de una buena cerveza principalmente.

deplorable trato de los camareros,si están a disgusto no es culpa de los clientes ,que en definitiva son los que les dan de comer.Ser un poco más amables,seguramente alargaría propinas,y elevaría el deseo de volver.Uno de los encantos de Madrid de siempre era oír a un alegre camarero decir:!al fondo al sitio!
Uno de estos días se me ocurrió ir :Una ración de boquerones(12 euros)y tres cañas¿1.50?.Vamos pagar y un camarero que se parece a Cansado(de faemino y cansado),le dice con todo el morro a mi acompañante:son 25 euros.

Preguntamos,de donde sale esta cantidad,y quedan enmudecidos:Les hemos pillado.la cerveza es buena los pinchos también,pero los camareros no son de fiar

Escribe un comentario