Archivo de la categoría "lavapiés"

El automático: una oferta original.

20 de enero, 2007

C/ Argumosa 17. Mapa.

En esta calle hay numerosos bares y restaurantes y se encuentra en una zona con bastante ambiente, muchos de estos locales tratan de ofrecen algo distinto, tanto en decoración como productos, y este es uno de los que lo consigue. Podemos encontrar un ambiente acogedor, con bastantes elementos de decoración que hacen que parezca más un sitio personal que uno público, encajará en nuestro estilo o no, pero al menos reconozcamos que sale de las simples cuatro paredes sin más.

Aquí la cerveza, nuestra primera referencia habitual, no es muy destacable, al menos es Mahou clásica mal tirada, lástima, sin llegar a ser horrible pero lejos del ideal… eso sí servirá para acompañar lo que comamos.

En la carta de tapas y raciones es donde se nota un elemento diferenciador, no se trata de las típicas raciones de todos los bares, ni de las tostas sin imaginación que ya son una plaga. La carta es variada, incluye platos típicos difíciles de encontrar de tapeo y además se pueden ver en el expositor muchos de los productos menos conocidos para hacernos una idea de lo que nos vamos a encontrar.

Así podemos encontrar migas, buenas, y recibidas con ilusión porque cada vez están menos presentes en las tapas, salmorejo, realmente espectacular, suave y cremoso, muy celebrado por todos los comensales, y eso sin ser uno de mis platos preferidos pero aquí resulta imprescindible. La quiche normal, un poco blanda y deslabazada para mi gusto. Una de las especialidades son los pasteles salados (como si fuera un bizcocho alargado, del que cortan una rodaja) de carne, pollo, verduras, muy originales, el de ternera con salsa de mostaza realmente bueno, el mejor de los probados, el de pollo con salsa también bueno, algo por debajo del anterior.

El día de la visita éramos un grupo grande, no todos comieron, pero con 10€ persona llegó y sobró, así que contando tomar tres cañas para cenar y compartir bastante, cenando a gusto, puede estar por ese precio. Visto lo que nos encontramos por ahí y la originalidad de la comida me parece barato.

En cuanto al trato bueno, amable, cercano, quizás un poco de andar por casa (no esperemos uniformes de camarero ni cosas de esas) pero compensado con simpatía y adecuado al local y el estilo general de la zona.

En definitiva un sitio que ha sabido diferenciarse, resultando una buena opción para cambiar la monotonía habitual de muchos locales, cada vez más extendida, sobre todo con la manía de marcas comunes, franquicias y otras tendencias que hacen que el salir de tapas pierda la variedad que debe tener.

Hay bastantes referencias por ahí, con fotos, que destacan sobre todo el ambiente en verano con las terrazas, cuando vuelva el sol informaremos.

Museum: cocina de diseño razonable

15 de enero, 2007

c/ Argumosa 30. Cierra domingos. Mapa.

Al lado del museo Reina Sofía y en una calle con bastante ambiente encontramos este local moderno, al estilo de un café con comedor, que no hace presagiar que tengan una cocina de diseño.

museum

En primer lugar aclarar que no soy un fanático de este tipo de cocina, pero tampoco un detractor, si las cosas están buenas y a un precio razonable perfecto. Tampoco se trata de hacer una crónica gastronómica e incluso el término «de diseño» podría ser discutible, digamos que también vale moderna, incluso un tanto minimalista… pero de alguna forma hay que llamarlo para que nos entendamos.

La carta muestra tres ensaladas, cinco entradas, dos pescados y tres carnes, así como dos tostas, realmente muy poco, pero suficiente para comer y elegir lo que nos apetece. El día que estuve comiendo tomamos un menú cerrado un tanto distinto a la carta pero parecido a muchos platos y que sirve para ver la cocina que hacen.

Un entrante que era una sopa fría basada en el ajoblanco con base de tomate, muy cremosa y con algunas pasas y frutos secos, buena combinación. De primero una lasaña (realmente un par de obleas tipo canelón, muy finas) con setas variadas, trigueros y cierto aroma a trufas (junto con algún ingrediente más, ya sabéis larga explicación al traer el plato, imposible de recordar todo), extraordinaria, lo mejor de la comida.

De segundo un bacalao tibio con espinacas, crema de idiazabal y reducción de Pedro Ximenez, buena pero lo más flojo para mi gusto, un tanto seco el bacalao y el acompañamiento no iba mal pero no se unía con el pescado de la forma deseable. Por otro lado pidieron un solomillo al ravioli de maíz que tenía buen aspecto y gustó mucho Finalmente un postre de frutas levemente horneadas, con canela y una salsa dulce (tipo leche condensada por decirlo de alguna manera) muy buena. Basándose en la carta, en platos parecidos, esto debe de andar por los 35€ con vino, correctos pero nada del otro mundo, lo básico para comer.

La presentación de todo muy buena y el servicio profesional, quizás un tanto distante, y eso que me gusta más la seriedad que la cercanía. El local y el ambiente muy agradable, muy pocas mesas, pero poco ocupadas.

Se trata por tanto de un sitio para probar, que por unos 30€ persona permite tomar una cocina bien hecha, muy cuidada y bastante sofisticada, en un lugar donde vamos a estar tranquilos. En mi opinión ideal para compromisos (si se ajusta a nuestro presupuesto) , comida no muy contundente, muy buen sitio y relativamente de moda, por la cocina y por la zona. Lo que no nos permite es repetir demasiado dado lo corto de la oferta, habrá que ver si cambian la carta con frecuencia y ver la carta de vinos por si queremos salir un poco de lo más normal.

Ficha del local en lanetro